UN REAJUSTE DEL PODER ECONÓMICO MUNDIAL

Nos encontramos en un momento triste de la historia. La invasión de Rusia a Ucrania ha desenmascarado los horrores de la guerra, mostrándonos la triste realidad de la gran dependencia e interrelación que tiene la economía global y la concentración de poder.

Photo by Olga Subach on Unsplash

Desde que comenzó esta guerra hemos visto una dinámica muy intensa en los frentes políticos, económicos, y sociales, ocasionando un cambio dramático en el balance geopolítico mundial. Queda por ver las consecuencias y efectos que esta guerra y las sanciones ocasione para el mundo, pero en la inmediatez del momento, ya podemos prever un mundo más convulsionado, mayor inflación, problemas adicionales en las cadenas de suministros y una desaceleración de la actividad económica global. Un triste y tortuoso momento para Ucrania y el mundo globalizado.


En el caso específico de la economía estadounidense, estos problemas tienen a la Reserva Federal en una diatriba compleja de cara a sus próximas acciones para mantener la economía bajo control. Por un lado, una inflación galopante que, dada la guerra contra Ucrania, ha ayudado a acelerarse y, por el otro lado, una expectativa de desaceleración de la actividad económica global. Hoy, la preocupación inmediata es Ucrania, pero el problema fundamental es la inflación. La complejidad viene en cómo atacar la inflación evitando una recesión (i.e. una subida muy rápida de la tasa de interés) y poder vivir con una espiral inflacionaria con poco crecimiento, mejor conocido como estanflación. (i.e. una subida lenta de la tasa de interés). Dos escenarios nada atractivos.


A partir de mañana, La Reserva Federal anunciará su plan de subir la tasa de interés, de cero a un cuarto de punto porcentual (+0.25%), esto con la intención de -finalmente- alinear sus acciones con la atención del problema de inflación. Esta acción, aunque necesaria, será de poco alivio para la problemática actual, ya que, mientras siga la guerra, se mantendrá la disrupción de la cadena de suministros, y por ende un alza de los precios en general. Ya hoy estamos viendo el efecto sobre los precios de los commodities tales como: petróleo, granos, transporte, metales, entre otros.


Dado lo disruptivo de los acontecimientos de las últimas semanas y, en consecuencia, un reajuste del poder económico, hacer escenarios y/o proyecciones en estas condiciones tan cambiantes, es una tarea netamente teórica pero que nos ayuda a definir un plan de acción en nuestras estrategias de inversión.


En Mellig Group, Wealth Advisors tenemos un plan proactivo a esta incertidumbre del mercado visto desde tres perspectivas, cada uno con una temporalidad en la estrategia de inversión de nuestros clientes:


En el corto plazo, nos hemos enfocado en la preservación de capital al reducir la exposición de manera progresiva al mercado bursátil y rotar –de manera táctica- inversiones hacia sectores que están siendo favorecidos por la situación actual, tales como el sector de energía, commodities, alimentación, entre otros. De igual manera, nos hemos enfocado en minimizar la exposición al riesgo de duración en las inversiones de renta fija. Estos son movimientos tácticos con la finalidad de reducir el efecto de la crisis de la guerra y el impacto en los portafolios de la subida de la tasa de interés.


En el mediano plazo, nuestro enfoque es “value investing” y protección contra la inflación. Esto significa invertir en empresas con un importante valor intrínseco, de buena calidad financiera, y con excelente capacidad para afrontar una potencial recesión. Otro enfoque relevante que estamos implementado es la inversión en empresas con poca exposición internacional o centradas en el mercado estadounidense con la finalidad de reducir riesgos relacionados.


En el largo plazo, varias tendencias del mercado se van a acelerar. Por ejemplo, el uso de alternativas energéticas que permitan disminuir la dependencia del petróleo. El incremento de la actividad militar y/o defensa. Ciberseguridad. Sustentabilidad. Tecnificación. Son tendencias que van a definir los mercados de inversión en los próximos años.


Hoy, el barril de crudo se cotiza en $96.71/barril; el rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años sube a 2.154%; el oro se cotiza en $1.925,70 por onza, el Euro cotiza a una tasa de 1.0931 euros/USD y, finalmente, el bitcoin cotiza en $39.223.


Espero que tengan un buen día y los invito a que me escriban con sus inquietudes y dudas.


+1.305.746.9890 (WhatsApp)

eduardo.lucca@mellig.us


Eduardo Lucca Bianchi

42 views