FED Vs. INFLACIÓN CUANDO LA TASA SUBE “DE FACTO”

Estimados,


Enero comenzó con dramatismo. Mucha volatilidad, pánico del mercado bursátil. Un buen recordatorio de lo que significa la palabra “riesgo” en el mundo de inversión. En lo que va del mes el índice del Nasdaq ha entrado en niveles de corrección (-9.8%) mientras que el S&P500 y Dow Jones no están lejos con una caída de (-5.9%) y (-4.2%). Una dinámica acentuada por un aspecto económico que ha sido el centro de atención de los últimos meses: la inflación. En EEUU la inflación del 2021 fue de 7%, la más alta en los últimos 39 años.

Photo by NeONBRAND on Unsplash

La inflación es el efecto alcista en el precio de los productos y servicios. La combinación de una economía “post-pandemia” con una altísima liquidez, falta de inventarios de productos, y un aumento general de costos, ha hecho que lleguemos a los niveles actuales. ¿Es sostenible? Por supuesto que no y he ahí la urgencia de la Reserva Federal. Para controlar la inflación, la Reserva Federal se ha visto forzada a acelerar su toma de decisiones. En noviembre del año pasado comenzó a disminuir la compra de activos (i.e. Tapering), con la finalidad de disminuir de manera progresiva la liquidez y para finales del trimestre se espera que comience a subir las tasas de interés de manera oficial. Se espera por lo menos que suban entre 4 a 8 veces la tasa de interés durante el 2022.


Cuando la Reserva Federal se ve presionada a actuar, existe la probabilidad de que estos ajustes no sean hechos con “sutileza”, y en vez de ayudar tengan un efecto negativo. Subir la tasa de interés de manera muy rápida puede frenar la actividad económica y nos encontraríamos con una economía en estanflación, o sea, sin crecimiento y con inflación. Hacerlo muy lento, podría crear una espiral inflacionaria. Es por esto por lo que la tarea de la Reserva Federal es compleja y debe hilar muy fino para que sus acciones sean vistas adecuadas y a tiempo. En todos los escenarios, la subida de tasas de interés es un hecho.


Hoy, el mercado bursátil está jugando posición adelantada. Se está adelantando a los hechos, y es normal. Estos ajustes futuros ya se han internalizado en el mercado bursátil sin que la Reserva Federal todavía lo haga de manera oficial. En términos prácticos la tasa de interés subió “de facto”. Viéndolo desde muy alto nivel -ya que la relación entre la subida de tasa de interés y el mercado bursátil es mucho más compleja- un aumento de la tasa interés tiene efectos tanto técnicos como psicológicos en las inversiones. A nivel técnico, afecta la valoración de cualquier empresa, pero, sobre todo, aquellas en donde parte de su valor está basada -en gran parte- en su futuro. (por ejemplo, Growth Stocks o empresas de crecimiento). A nivel psicológico, afecta la psiquis del inversionista, ya que es un reajuste mental al cambiarte las reglas de juego cuando te sentías cómodo.


Con un mercado bursátil volátil, lo más importante es no entrar en pánico y vender por miedo. Lo que estamos experimentando son dinámicas de mercado -normales- de volatilidad que tenemos que afrontar de manera proactiva. Vamos a seguir teniendo días malos y buenos, por lo que hay que tratar de ignorar el ruido y están enfocados en nuestros objetivos de largo plazo. Hacia adelante es importante: a) recordar la estrategia de inversión, b) apoyarse en tu asesor financiero de confianza, c) entender los objetivos de corto y largo plazo y d) no preocuparnos por las variaciones del día a día.


2022 apenas comienza y la expectativa es positiva, la economía está sana y en crecimiento, pero muy difícil tratar de predecir el comportamiento del mercado bursátil. Hacia adelante, nuestro enfoque de inversión del año estará centrado en tres palancas: a) minimizar la exposición de riesgos conocidos: volatilidad, o riesgo de mercado; inflación, o perdida de poder adquisitivo; crediticio, o riesgo de incapacidad de pago y; duración o riesgo de la subida de tasas de interés; b) rebalancear los portafolios acorde a la dinámica actual y los objetivos individuales de cada inversor, y c) invertir de manera minuciosa en empresas con excelente calidad financiera.


Hoy, el barril de crudo se cotiza en $85.16/barril; el rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años baja levemente a 1.7580%; el oro se cotiza en $1.833,70 por onza, el Euro cotiza a una tasa de 1.1349 euros/USD y, finalmente, el bitcoin cotiza en $38.937. Espero que tengan un buen día y los invito a que me escriban con sus inquietudes y dudas. +1.305.746.9890 (WhatsApp) eduardo.lucca@mellig.us

Eduardo Lucca Bianchi

127 views