top of page

La Lucha sobre el Tope de Endeudamiento: “Un rehén que vale la pena rescatar”


Photo by engin akyurt on Unsplash

Como si se tratara de una adaptación de la película del año 2021, el gobierno de los Estados Unidos se encuentra nuevamente enfrascado en una lucha política para llegar a un acuerdo sobre aumentar el tope de endeudamiento.


¿Por qué se llega a este punto y qué tan probable es que el gobierno estadounidense llegue a incumplir sus pagos?

Sin miedo a equivocarme, el gobierno estadounidense está en total capacidad de pagar su deuda. No es un problema de falta de recursos, sino un problema político, un intenso juego de ajedrez entre republicanos y demócratas que buscan obtener concesiones para su futuro previsible. La probabilidad de que los Estados Unidos de América incumpla sus pagos es remotamente baja. Digamos que, las consecuencias económicas son mucho más dañinas que las victorias políticas:


“El incumplimiento de las obligaciones del gobierno causaría un daño irreparable a la economía de los Estados Unidos, los medios de subsistencia de todos los estadounidenses y la estabilidad financiera mundial”, escribió Janet Yellen, Secretaria del Tesoro, en una carta al Congreso el 1 de mayo del 2023.


¿Qué significa el límite o tope de la deuda?

El límite de la deuda es un acuerdo de ley creado por el Congreso en 1917, donde se establece la cantidad máxima de deuda federal en la que puede incurrir el gobierno. En Mayo de 2023, la deuda nacional total y el techo de la deuda ascendían a 31,46 billones de dólares.

Debt to the Penny, retrieved from Fiscal Data https://fiscaldata.treasury.gov/datasets/debt-to-the-penny/, May 23, 2023

¿Por qué se tiene que aumentar el límite o tope de deuda?

Los Estados Unidos ha tenido un déficit promedio de casi $1 billón cada año desde el 2001, lo que significa que gasta más dinero del que recibe. Para compensar y continuar financiando los pagos ya autorizados tiene que endeudarse, un procedimiento relativamente rutinario. Desde 1960, el Congreso ha aumentado el techo de endeudamiento setenta y ocho veces (78), la última vez durante el 2021.


Si consideramos que en los últimos años la deuda ha aumentado considerablemente y existen menos ingresos (por recortes impositivos y una economía en proceso de desaceleración), es previsible por qué una parte del gobierno quiere exigir un compromiso en la moderación del gasto.


¿Cómo se compara con otros países?

Pocos países mantienen topes de endeudamiento, y en ningún otro lugar del mundo estos límites amenazan con una perturbación económica como la de los Estados Unidos. Dinamarca tiene uno, pero es tan superior al gasto del país que no ha supuesto ningún problema. Australia introdujo un límite de deuda en 2007 con el objetivo de exigir responsabilidad fiscal por mandato legislativo, el techo se elevó varias veces antes de ser derogado en 2013.


¿Qué pasa si los Estados Unidos incumple sus pagos?

Siendo los Estados Unidos la economía más grande del mundo, su rol es crucial en el sistema financiero global. Sin embargo, si no cumpliera con sus obligaciones de deuda, las repercusiones se extenderían mucho más allá de sus fronteras. Las ondas de choque reverberarían a través de los mercados financieros, mellarían la confianza de los inversionistas, aumentarían los costos de endeudamiento y pondrían en peligro la estabilidad económica mundial. Un escenario catastrófico.


¿Por qué mantener una ley sobre techo de endeudamiento es una estrategia política?

Dada la profundización de la polarización política, los votos para aumentar el techo de endeudamiento siguen siendo polémicos. Tal como dijo el líder minoritario del Senado, Mitch McConnell, en una discusión similar durante el año 2011, la ley sobre el techo de endeudamiento:“it's a hostage that's worth ransoming” ("es un rehén que vale la pena rescatar") o en pocas palabras, negociar con esta ley es una herramienta útil para que el presidente de turno llegue a “concesiones” que ambas partes consideren satisfactorio.


El mes pasado, Los republicanos encabezados por el líder de la mayoría en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, aprobaron un proyecto de ley que propone suspender el techo de la deuda a cambio de recortar el gasto federal en casi un 14 por ciento durante la próxima década.


Expertos aseguran que este proyecto de ley no tiene posibilidades de ser aprobado por el Senado liderado por los demócratas. Mientras tanto, el tiempo sigue avanzando y las negociaciones entre las partes siguen dándose de manera sistemática sin llegar a un acuerdo.


Veamos qué nos depara los próximos días.

531 views

コメント


bottom of page